Archivo de la categoría: Las Reflexiones de Fénix

El crecimiento

Escrito por: Fénix Rojo

“Porque el paso por la vida es sólo un momento, del cual la infancia ocupa la parte más pequeña, pero encierra una chispa que se lleva en el corazón para siempre.”

20120310-075817.jpgCuántas cosas nos hubiera gustado que nos contaran cuando dejamos de ser niños y empezamos a recorrer el camino de la pubertad hacia la adolescencia pasando posteriormente por la juventud y llegando así a la edad adulta la que nos llevará como destino final a la vejez.

Todos estos cuestionamientos y las dudas sin resolver pueden ser evitados con un antídoto muy sencillo: “seguridad” reforzado con “confianza”.

Para explicarlo un poco mejor sería la seguridad con que respondemos a una pregunta tan sencilla como: ¿Cómo nacen los bebés mamá? Y la confianza en que la respuesta que estamos dando es tan sencilla que nuestro hijo disipará cualquier duda y se quedará tranquilo.

Es común perder los estribos y llenarnos de miedo ante cuestionamientos sobre sexualidad y sobre nuestro origen que nos bloqueamos y nos hacemos a un lado dejando la duda.

Cabe mencionar que en el trasfondo de sus preguntas no está escondido ningún morbo sino solamente son acompañadas de una curiosidad natural e inocente.

En algún momento escuché a una madre externar el miedo que tenía sobre que su hijo creciera y dejara de ser niño; entonces seguramente cegada por el temor se perdió la infancia de su criatura.
Es maravilloso ver crecer a un niño, no nos preocupemos demasiado sobre las inquietudes que pueden llegar a tener; aún no las tienen y cuando lleguen a tenerlas somos sus padres y seguramente podremos atender a su llamado teniendo en cuenta que la respuesta más sencilla que podamos otorgar será la con la que más aprenda.

No dejemos ir este tiempo de la infancia en el que podemos regalarle a los niños nuestro más preciado tesoro: el valor del amor y el respeto. El cual lograremos brindarles sólo si estamos con ellos, como dije una vez, sin juzgarlos sólo apreciándolos y compartiendo con ellos lo que más les gusta.

Sobre la amistad

Escrito por: Fénix Rojo

En el patio de una escuela alguna vez llegué a escuchar una conversación muy parecida a ésta:

“-Ten te doy la mitad de mi sándwich.

-Bueno…. Ten, te doy la mitad de mi jugo.

– ¿Y la paleta?

-Bueno le chupas tú, le chupo yo y así una y una, ¿sí?

– Bueno, tú primis”

Sobre la Amistad

 

La lealtad y la no pena que encontramos en una primera amistad, hablemos ya sea del jardín de infancia, de la primaria o entre los niños del vecindario es tan sincera que uno mismo se sorprendería al darse cuenta que hoy en día, 10 ó 20 años después, nos es difícil siquiera hablarle al compañero de oficina.

Recordemos aquellos momentos en los que todos eran nuestros “cuates”, unos más, otros menos pero al cabo con todos teníamos algo en común.

 

Nuestra Guía

Escrito por: Fénix Rojo

 

Mi reflexión está basada en un recuerdo reciente, una tarde me encontré con una agradable sorpresa, un grupo de niños caminaba cuesta abajo por una de las calles principales del hermoso pueblo en que vivo.

¡Estamos en la escuela!  Gritaron los niños que conformaban este grupo. Sus risas y sus caritas tan llenas de alegría me hicieron recordar aquellos momentos tan maravillosos de la primaria en los que las excursiones eran motivo de una emoción incontrolable.

El orgullo que puede representar para un niño el aprender algo nuevo o descubrir algo interesante, que es por lo regular lo que nos dan estas divertidas salidas escolares, puede ser tan grande y tan significativo que si osamos “tomarles el pelo” a través de nuestra enseñanza será fatal para él, cuando descubra que la verdad es otra.

 

Deberemos ser cuidadosos con lo que le decimos a un pequeño, nuestra palabra representará totalidad.

                Deberemos ser respetuosos al emitir un comentario sobre una acción realizada por un niño, nuestra palabra representará aprobación.

                Deberemos ser valientes ante el cuestionamiento de un infante, al aceptar que no lo sabemos todo; nuestra palabra representará madurez.

                Deberemos ser humildes ante la enseñanza de un crío, nuestra palabra representará motivación.

Para finalizar comparto, me pregunto, te pregunto:

“ Si es tan difícil estar frente a un niño, si nos da tanto miedo; será porque se ha cometido un error y los que deben estar al frente son ellos…?

Sinceramente no lo creo, lo único que nos hace falta es preparación escuchando nuestro corazón y escuchando el suyo. Los niños siempre necesitarán una guía”

 

Los Niños

Escrito por: Fénix Rojo

Despeinado, con las rodillas sucias y una sonrisa pícara.

Con coletas, vestido de flores y bolsa.

Con camisa, pantalón de vestir y lentes.

De shorts, con las manos sucias y la cara manchada.

Sí, todos son niñas y niños que aún con tantas diferencias tienen algo en común: son felices. Han reconocido como misión única satisfacer su necesidad de hacer lo que quieran, lo que más les gusta, sin importar cuan fuerte grite la mamá o cuan fuerte gruña el papá.

Sólo hay que darnos un segundo de observación para poder apreciar la sencillez de un niño. Aquella criatura cuidada hasta el cansancio pero muy pocas veces escuchada. Me pregunto qué pasaría si un padre escuchara lo que su hijo quiere ¿habría tantas escuelas de futbol? o qué pasaría si una madre escuchara a su hija ¿habría tantos vestidos de princesas?

Es estupendo poder apreciar la felicidad radiante que expresa un pequeño al descubrir que su lugar favorito es el nuevo castillo que acaba de construir con la caja de cartón que estaba en la basura.

Muchas veces como padres llegará preocupación de saber si estamos haciendo las cosas bien o mal, llegará también la preocupación de saber si nuestro hijo es feliz o no pero mientras ofrezcamos una sonrisa cálida y un abrazo caluroso llenos de amor y cariño sincero no habrá nada de qué preocuparse.

Termino diciendo que no es fácil, hemos aprendido a observar con prejuicios pero no hay nadie mejor  para cambiar esta costumbre que un niño, ya que son vida pura en esencia y sobre todo un regalo para aquella persona que decida mirarlos sin preguntarse nada, para aquella persona que decida mirarlos sin juzgar, para aquella persona que decida mirarlos con la única intención de ser feliz un instante.

A %d blogueros les gusta esto: