Nuestra Guía

Escrito por: Fénix Rojo

 

Mi reflexión está basada en un recuerdo reciente, una tarde me encontré con una agradable sorpresa, un grupo de niños caminaba cuesta abajo por una de las calles principales del hermoso pueblo en que vivo.

¡Estamos en la escuela!  Gritaron los niños que conformaban este grupo. Sus risas y sus caritas tan llenas de alegría me hicieron recordar aquellos momentos tan maravillosos de la primaria en los que las excursiones eran motivo de una emoción incontrolable.

El orgullo que puede representar para un niño el aprender algo nuevo o descubrir algo interesante, que es por lo regular lo que nos dan estas divertidas salidas escolares, puede ser tan grande y tan significativo que si osamos “tomarles el pelo” a través de nuestra enseñanza será fatal para él, cuando descubra que la verdad es otra.

 

Deberemos ser cuidadosos con lo que le decimos a un pequeño, nuestra palabra representará totalidad.

                Deberemos ser respetuosos al emitir un comentario sobre una acción realizada por un niño, nuestra palabra representará aprobación.

                Deberemos ser valientes ante el cuestionamiento de un infante, al aceptar que no lo sabemos todo; nuestra palabra representará madurez.

                Deberemos ser humildes ante la enseñanza de un crío, nuestra palabra representará motivación.

Para finalizar comparto, me pregunto, te pregunto:

“ Si es tan difícil estar frente a un niño, si nos da tanto miedo; será porque se ha cometido un error y los que deben estar al frente son ellos…?

Sinceramente no lo creo, lo único que nos hace falta es preparación escuchando nuestro corazón y escuchando el suyo. Los niños siempre necesitarán una guía”

 

Acerca de El Camino de los Niños

Fundación cuyos objetivos son: 1.- Difundir información de las diferentes pedagogías alternativas o libres que existen entre madres, padres, maestros, amigos y cualquiera que esté interesado y sobre todo llegar a los que no tienen ni idea de que existen. Apoyar en la bella tarea de educar niños libres y sanos. 2.- Crear espacios en el que los niños puedan SER, dentro de un ambiente de armonía y respeto, viviendo y afirmando su conexión con la esencia de la vida y honrando a los cinco elementos: Tierra, Agua, Aire, Fuego y Espíritu. Realizando talleres y cursos con actividades físicas y manuales que despierten de forma natural el reconocimiento a la magia de la vida, la naturaleza y la espiritualidad. 3.-Cambiar en los niños y adultos las creencias limitantes transmitidas: la tierra no ensucia, la lluvia no enferma, el fuego nos brinda calor, el aire nos regala la vida en cada respiración. Alentar el reconocimiento del poder personal y no delegarlo nunca a otros.

Publicado el 18 febrero, 2012 en Las Reflexiones de Fénix. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Comparte con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: