MATEMÁTICAS Y CIENCIAS EN EL ENTORNO INFANTIL DEL JARDÍN WALDORF

Te presento un interesante artículo que dividiremos en 3 partes debido a su extensión, acerca de cómo se abordan las matemáticas y ciencias en un entorno pedagógico que pareciera ignorarlas ya que fundamentalemente se fomenta el juego libre. Aquí encontrarás cómo de forma natural los niños más pequeños se ven inmersos en conocimientos que les brindan las bases para un estudio en forma de dichas materias.

 

Traducción realizada por Mónica Marín.

Según Steiner, en el entorno de la infancia temprana abundan las oportunidades para fomentar el desarrollo de los conceptos matemáticos y científicos. Esto pudiera parecer raro a quienes fácilmente ven la belleza, el lenguaje y el ambiente acogedor del Jardín Waldorf, pero no necesariamente hacen evidente el lado matemático o científico. El enfoque primario de la educación Waldorf durante la primera infancia se basa en la atención y desarrollo del cuerpo físico del niño, así como de su medio ambiente. Considerando las bases “físicas” de los primeros años es cuando se hace posible vislumbrar las relaciones matemáticas naturales. En realidad, todas las actividades de la educación según Steiner están basadas en las matemáticas y las ciencias, incluyendo actividades de desarrollo de lenguaje y pre-alfabetización, tales como son el escuchar y el reconocer palabras, el dibujo y la secuencia en una historia.

¿Cómo es que los niños pequeños aprenden habilidades fundamentales de matemáticas y ciencias? Los conceptos son bloques de conocimiento, acumulados y construidos a través de las experiencias y del movimiento físico en el mundo. Los niños sanos manipulan materiales (incluyendo sus propios cuerpos) en cada situación, reuniendo “datos”, y a través de la exposición constante, encuentran así un orden para esos “datos”. Ese orden que el niño crea lo encamina hacia el desarrollo de conceptos. Los niños pequeños son matemáticos y científicos naturales, muy astutos, quienes aprenden una gran cantidad de información diariamente mientras exploran el mundo y mueven sus cuerpos. Sin necesidad de tarjetas o lecciones estructuradas, los pequeños aprenden conceptos fundamentales de matemáticas y ciencias, con cada impresión sensorial, movimiento o acción. Investigaciones han demostrado que las lecciones estructuradas de matemáticas y ciencias a una muy temprana edad son prematuras y pueden ser perjudiciales para la correcta evolución del cerebro del niño, e incluso pueden afectar su desarrollo de los conceptos.

Especialmente el juego provee al niño de un ambiente ideal para el aprendizaje de dichos conceptos. “Si observamos cuidadosamente, el juego en los niños nos revela ser una excelente preparación inconsciente para la futura educación en matemáticas y ciencias naturales; si se fomenta este juego puede evolucionar libremente y sin la guía estructurada de un adulto.” (Developmental Signatures). [i] Podemos ver en los pequeños niños la brillante genialidad del juego en su esencia más científica. Al igual que el arquetipo del “investigador”, el niño es completamente atraído, interesado en la exploración y el “juego” con el mundo físico.

Durante la infancia, el niño aprende conceptos. La libre exploración durante los primeros años provee de los fundamentos para el aprendizaje de las matemáticas y las ciencias. El infante comienza a percibir el mundo y eventualmente a seguirle la pista de todo aquello que se mueve a su alrededor; al sentir la textura de los objetos, la calidez del abrazo de quien lo cuida, de los rayos del sol o del viento frío que le roza la carita (temperatura). En este momento, el niño también comienza a experimentar y a aprender inconscientemente sobre el poderoso ritmo del día y la noche, el concepto de secuencia temporal. El niño aprende sobre la experiencia física del hambre: cómo se siente el cuerpo, que expresiones audibles son necesarias para que quien lo cuida se acerque con un poco de alimento, la comodidad en el cuerpo al haber saciado sus necesidades tanto físicas como emocionales.

Entonces, el movimiento físico comienza. Un día, el niño se hace consciente de sus miembros, y esto inicia el largo proceso de descubrir cómo asirse a los objetos. El niño investiga cada una de las cosas que encuentra a su alcance: saboreándolas, volteándolas de cabeza, haciendo ruido con ellas, mordiéndolas, tirándolas al suelo. Conceptos tales como peso, textura, dureza, forma, sabor, sonido y temperatura son registrados durante esta edad principalmente a través de experiencias naturalistas, guiadas todas ellas por el niño. Estas experiencias iniciadas espontáneamente son el modo primario de aprendizaje durante la edad temprana, mismas que seguirán siendo valiosas para los niños mayores también. Un ambiente natural interesante y rico, rodeado de adultos involucrados en actividades que tengan un propósito, provee al niño de interminables oportunidades así como de la motivación necesaria para que interactúe con su alrededor.

Los niños pequeños que ya caminan aprenden sobre múltiples conceptos acerca de la relación espacial en el mundo en su inagotable esfuerzo por ponerse de pie, caminar, caerse y volverse a levantar. Mantenerse erguido y manejar el movimiento dentro de los tres planos del espacio es un logro monumental y le ayuda al entendimiento sobre todos los conceptos espaciales en el futuro. Actividades tales como “gatear sobre y debajo”, “trepar”, “caminar”, “correr” y “brincar” provee naturalmente de las bases de la geometría y la física. El niño ahora seleccionará al azar objetos, los levantará, los llevará consigo, los colocará dentro de una caja y los aventará después, desarrollando así conceptos como la correspondencia del uno-a-uno y causa y efecto. Es mu interesante (¡y divertido!) golpear ollas con palos de madera, tirar comida en el piso (gravedad), construir con cubos, y levantar las cosas más diminutas del piso. Los pequeños exploran el concepto de peso, pero especialmente de “pesado”. Ellos también disfrutan de aventar objetos por el aire. Estar en el agua es otro “laboratorio”, donde este ambiente líquido permite probar la flotabilidad.

El desarrollo físico sano del niño es un prerrequisito crítico para la educación adecuada en matemáticas y ciencias. Una gran cantidad de movimiento y de oportunidades de juego provee los fundamentos psicológicos, neurológicos y vivenciales para poder aprender sobre el mundo físico. [ii] El niño requiere de grandes cantidades de movimiento (a menudo subestimado en estos días), sueño y una dieta rica en grasas, a fin de soportar la adecuada mielinización del cerebro, la cual es requerida para el correcto desarrollo de las funciones sensitivas, motoras y cognitivas, y así estar preparado para la etapa académica.

“Su consciencia lentamente despierta para captar las cualidades de tiempo y espacio, de cantidad, número y leyes geométricas en correspondencia con su desarrollo físico. Es por ello que la sana formación y maduración de los órganos sensoriales y sus funciones, al igual que la del órgano motor, son una de las prioridades principales durante la educación preescolar y del kínder, extendiéndose a los primeros años de la escuela elemental.

A través de las actividades los niños conocen las propiedades, cualidades y patrones del medio ambiente. Por ejemplo, el ponerse de pie y aprender a caminar son experiencias de gravedad y dimensión espacial. Más adelante, de manera similar, el pequeño cuerpecito adquiere velocidad y equilibrio, gravedad, fuerza centrífuga, fricción, etcétera, al tiempo que brinca la cuerda, juega en los columpios o en el carrusel, en el sube y baja o en el tobogán. Él puede comprender estos principios y los aplica en su juego, por ejemplo, al dejar caer unas castañas a lo largo de un tablón inclinado, o cuando construye pistas para las canicas, o puentes, o torres. En este proceso también explora las leyes de apalancamiento, de estancamiento y de balance. “ [iii] (Developmental Signatures)

A todos los niños pequeños les encanta participar en las actividades diarias, las cuales sustentan el desarrollo de los conceptos de matemáticas y ciencias. Aquellas actividades que se desarrollan en el ambiente del hogar o en el kínder son especialmente accesibles a esta edad: sacar la composta, cavar y arreglar el jardín, observar cómo crecen las plantas, cuidar a las mascotas, barrer el piso, poner la mesa, picar vegetales, servir la comida, sacudir los muebles, elaborar piezas en carpintería, levantar los juguetes y guardarlos en su lugar (ordenar), separar las cebollas de las papas (agrupar y clasificar), separar la ropa para lavar, ordenar las botas frente a la entrada principal, hornear. Cantar juntos e interpretar alguna pieza musical (inédita), da pie al correcto desarrollo del oído interno, a la formación de los fundamentos musicales y acústicos para las matemáticas y las ciencias. El movimiento en el juego provee de muchas oportunidades para aprender sobre la geografía del cuerpo, para desarrollar el equilibrio, la consciencia espacial y la orientación; el sistema de representación visual, auditivo y kinestésico, todo lo cual provee de los fundamentos para las matemáticas.

Jugar con troncos, tambores, tablas, ladrillos, cuerdas, etc., da pie al aprendizaje mecánico que puede incluir palancas, puntos de apoyo y poleas. El juego más dramático incluye el disfraz, la construcción de “casas” y la representación (imaginaria) de objetos. Por ejemplo, un pedazo de madera puede ser utilizado como un imán o un teléfono, o una marioneta como un personaje para contar una historia, todo lo cual provee de los fundamentos neurológicos para el uso de símbolos abstractos (números y letras) para representar ideas. Cocinar permite el aprendizaje de las medidas, del todo y de las partes, de la química y el volumen.

Los pequeños del jardín de niños y preescolar aprenden el concepto de la enumeración al contar servilletas, velitas de cumpleaños, el número de sillas que se necesitan en la mesa. Ellos disfrutan del lenguaje rítmico y repetitivo de los cuentos, y el contar, aplaudir y cantar canciones y versos, mismos que soportan los fundamentos de las matemáticas. Les encanta ordenar juguetes, formas, colores, animales, etc., lo cual desarrolla el concepto de la clasificación, una habilidad pre-algebraica. El orden, los patrones y las secuencias se convierten en algo muy importante en esta edad debido a que el pequeño niño comienza a organizar estos conceptos e inician el uso de sus capacidades del pensamiento abstracto. La noción adquirida durante la primera infancia y la niñez sobre la correspondencia del uno-a-uno son fundamentales para los conceptos de esta etapa. Ejemplos de ellos son: un guante para cada mano, un zapato para cada pie, un sombrero para cada cabeza, un gancho para cada abrigo, una semilla para cada hoyo en la tierra, una silla/taza/plato para cada persona, etc. De acuerdo con el Consejo Nacional de Maestros de Matemáticas (NCTM [iv]-National Council of Teachers of Mathematics) la correspondencia del uno-a-uno es el punto focal para los números y las operaciones en el nivel maternal.

Continuará…

Artículo Original: http://www.lifewaysnorthamerica.org/about/newsletters-and-articles/math-and-science-kindergarten-waldorf-early-childhood-settings

Acerca de El Camino de los Niños

Fundación cuyos objetivos son: 1.- Difundir información de las diferentes pedagogías alternativas o libres que existen entre madres, padres, maestros, amigos y cualquiera que esté interesado y sobre todo llegar a los que no tienen ni idea de que existen. Apoyar en la bella tarea de educar niños libres y sanos. 2.- Crear espacios en el que los niños puedan SER, dentro de un ambiente de armonía y respeto, viviendo y afirmando su conexión con la esencia de la vida y honrando a los cinco elementos: Tierra, Agua, Aire, Fuego y Espíritu. Realizando talleres y cursos con actividades físicas y manuales que despierten de forma natural el reconocimiento a la magia de la vida, la naturaleza y la espiritualidad. 3.-Cambiar en los niños y adultos las creencias limitantes transmitidas: la tierra no ensucia, la lluvia no enferma, el fuego nos brinda calor, el aire nos regala la vida en cada respiración. Alentar el reconocimiento del poder personal y no delegarlo nunca a otros.

Publicado el 3 febrero, 2012 en Pedagogía Waldorf, Pedagogías alternativas y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Comparte con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: